grupo de farmacias y proteccion solar

¿Sabes cómo elegir el fotoprotector adecuado?

No, no nos hemos vuelto locos. Sabemos que agosto da sus últimos coletazos y que quizás muchos penséis que ya no es momento de escribir un post sobre protección solar. ¡Pues os equivocáis! ¿Quién dijo que la protección solar es algo que solo aparece en el mundo de las farmacias con la llegada del verano? ¡Ese es el primer mito que deberíamos desterrar en torno a un tema tan importante como es la protección de nuestra piel frente a la radiación solar! Y es que cuando hablamos de fotoprotección todas las farmacias saben la importancia de que este concepto no solo se relacione con la época estival.

Todas las farmacias que integran nuestro grupo de farmacias asisten diariamente a cómo la población está cada vez más concienciada ante la necesidad de protegernos de las radiaciones solares durante todo el año. Y nosotros, como grupo de farmacias especializado en la gestión integral de farmaciasque buscamos, ante todo, apostar por la calidad de vida de nuestros clientes, a través de un nuevo modelo de negocio de farmacia, nos sentimos plenamente orgullosos de ellos.

¿Sabemos realmente cómo elegir el fotoprotector más adecuado para nuestra piel?

La piel es el órgano más extenso que existe en nuestro cuerpo encargado de protegernos de agentes externos, entre los que se encuentra la radiación solar. Es por esta razón por la que la fotoprotección debe formar parte de la rutina de cuidados diarios que realicemos sobre nuestra piel, con independencia del momento del año en el que nos encontremos.

A continuación, exponemos una serie de cuestiones que no debemos perder de vista cuando hablamos de fotoprotección, y que desde las farmacias no nos cansamos de dar a conocer a todos los que se acercan a nosotros inquietos por este tema.

¡Ojo con el SPF!

El Factor de Protección Solar (SPF) alude al tiempo de protección solar que tenemos ante la exposición a los rayos solares según sea tu fototipo o tipo de piel. Este SPF indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de nuestra piel frente al eritema o quemadura.

¡Cuidado con la fecha de caducidad!

No debemos caer en el error de usar el fotoprotector de años anteriores. ¡Los protectores solares caducan! Una vez que el fotoprotector se abre, con el paso del tiempo sus componentes pierden efectividad, por lo que si se usa una vez haya pasado la fecha indicada no estaremos protegidos frente a la radiación solar, con el consiguiente perjuicio que esto tiene para la piel.

Mejor ‘water resistant’

El hecho de que durante el verano estemos más en contacto con el agua, hace que la fotoprotección pueda disminuir y terminar viéndonos afectados. Por eso, lo mejor es que, en verano, se use fotoprotección solar que sea resistente al agua. ¡Importante! Durante la época estival nunca debemos olvidar que al salir del agua y secarnos debemos volver a aplicar fotoprotector para estar completamente protegidos.

Mejor decantarnos por la acción global

Es algo que nos gusta recalcar desde las farmacias. A la hora de escoger un fotoprotector, lo mejor es elegir uno de acción global, es decir, que no solo proteja frente a los rayos ultravioleta del tipo UVB y UVA, que son los más conocidos, sino que lo haga frene a la Luz Azul y a los Rayos Infrarrojos (IR-A).

Además de esta serie de recomendaciones básicas, desde Farmacia I+, como más que una central de compras para farmacias, siempre instamos a nuestros clientes a encontrar el fotoprotector que mejor se adapte a sus necesidades y, por supuesto, preferencias.

¿Y si, además, no protegemos desde dentro?

Hablar de fotoprotección no significa únicamente hacerlo de una serie de productos de uso tópico que nos ayuden a proteger nuestra piel de la exposición solar. Pero, ¿has oído alguna vez que también puedes fotoprotegerte desde dentro? En las farmacias puede encontrarse una amplia variedad de fotoprotectores orales que, al tomarlos, contribuyen a prevenir el fotoenvejecimiento, las manchas y otras alteraciones de la piel que puedan hacer su aparición como consecuencia de la exposición solar.

¡IMPORTANTE!  La fotoprotección oral no reemplaza, en ningún caso, la fotoprotección tópica, sino que la complementa añadiendo una fotoprotección uniforme en toda la zona de exposición al sol.

Ir arriba